AFBEL se adhiere al manifiesto sobre la propuesta de modificación del Plan de Desarrollo de la Red de Transporte (MAP)

manifiesto redes distribución AFBEL
  • Junto con las asociaciones AELEC, ASEME y CIDE ha firmado un manifiesto alegando que la propuesta ha excluido el 95% de las actuaciones planteadas por las empresas distribuidoras de energía eléctrica.

Europa se encuentra en pleno proceso de impulsar su desarrollo industrial, respaldado por regulaciones en lo que respecta a la dependencia energética y la descarbonización (Fit for 55, REPowerEU), y con el objetivo declarado de acercar las cadenas de suministro y hacerlas más resilientes mediante la promoción de la producción industrial local.

Las necesidades asociadas a la transición energética, la electrificación y la digitalización de la economía están llevando a la aparición de nuevos proyectos industriales, de carácter estratégico, con gran capacidad de impulsar el crecimiento económico y el empleo. Muchos de ellos se caracterizan por conllevar unos consumos de electricidad significativos, por lo que su futuro se verá comprometido si no se toman de forma urgente las medidas necesarias para facilitar su conexión a las redes eléctricas.

La modificación de aspectos puntuales de la planificación (MAP) debería ser el mecanismo para adaptar la planificación vigente de la Red de Transporte para atender, entre otras cosas, a estas nuevas demandas. En las MAP se deberían incluir las actuaciones que hay que realizar en la red de transporte para atender solicitudes de conexión que se realizan en las redes de distribución.

En este sentido, el pasado de 15 de diciembre de 2023 la Secretaría de Estado de Energía sometió a trámite de audiencia pública la propuesta de MAP de la planificación vigente con el objeto de incluir las actuaciones urgentes en la red de transporte consideradas estratégicas y prioritarias para la transición energética. En esta propuesta se deberían haber incluido las actuaciones para habilitar la conexión de nuevas solicitudes de demanda que se han dirigido a los gestores de las redes de distribución y que requieren de dichas MAP, que se estiman en alrededor de 6.000 MW para el conjunto del Estado.

Sin embargo, a pesar de estar debidamente justificadas y cumplir con los criterios que presiden la MAP, se han excluido el 95% de las actuaciones planteadas por las empresas distribuidoras de energía eléctrica para atender los nuevos suministros en la red de distribución de futuros proyectos industriales. Entre ellos, industrias que necesitan mayor capacidad de acceso a la red eléctrica para descarbonizarse y nuevos centros de procesos de datos.

No obstante, al no incluirse las actuaciones planteadas, no solo se está generando un riesgo en el cumplimiento de los objetivos climáticos, sino también, se limita la imagen y el crecimiento económico de nuestro país, lo que eliminará las externalidades positivas en materia de inversión, crecimiento, I+D, empleo e impuestos de los nuevos proyectos industriales a los que no es posible brindarles acceso, conllevando a su vez a un riesgo de fuga de las inversiones hacia otros países en los que el conseguir el acceso a la red sea más sencillo.

Sin duda, la propuesta de MAP no está alineada con las nuevas necesidades de la demanda y debe enmendarse de una forma sustancial, haciendo uso de todos los recursos económicos disponibles y corrigiendo cualquier limitación regulatoria que impida su aplicación.

Asimismo, no se puede obviar que las conexiones a través de la red de distribución permiten conectar mucha más potencia por cada euro de inversión requerido en la red de transporte que las conexiones directas a dicha red. Si se mantuviera la limitación de inversiones fijada por ley para la red eléctrica (impidiendo dar acceso a la energía eléctrica a toda la industria que lo solicita con el efecto económico que eso conlleva) sería al menos indispensable priorizar las inversiones que se realicen bajo criterios de eficiencia económica, con objeto de optimizar el beneficio que aportan éstas.

Sin duda, todo esto permitiría sacar adelante las propuestas que aportan más valor y posponer en caso necesario las actuaciones en la red cuya relación coste-beneficio sea más baja. En definitiva, que las inversiones en transporte que salgan adelante sean las que más valor aporten a la economía y al desarrollo nacional. De lo contrario, nuestro país puede perder la oportunidad histórica que supone la electrificación de la demanda, impulsar la economía española y hacerla más resiliente frente a crisis futuras.

Adicionalmente, es necesario tomar medidas ágiles y coherentes en todos los ámbitos, entre ellas modernizar el proceso de planificación para asegurar la adaptabilidad de las redes en el nuevo contexto energético.

Finalmente, la reforma del diseño de mercado y el Plan de Acción de redes de la Comisión Europea, y la propia AIE, han puesto el foco en la necesidad de impulsar el reconocimiento de las inversiones anticipadas en distribución eléctrica, que permitan asegurar que la red está lista para hacer frente a las necesidades de la demanda. El coste de oportunidad de no impulsar el acceso y conexión a la red de distribución en la actualidad es elevado, ya que no conectar ahora a la demanda implicaría limitar el ritmo de descarbonización de la industria, perdiendo una oportunidad única para el país.

AFBEL lleva a la radio los retos y oportunidades actuales del sector de bienes de equipo eléctrico

AFBEL @ Conecta Ingeniería - Capital Radio
  • El miércoles 17 de enero el programa CONECTA ENERGÍA de CAPITAL RADIO entrevistó a Guillermo Amann, Presidente de Asamblea General, para que explicara en profundidad los últimos avances tecnológicos que se han producido en el sector eléctrico para ofrecer un amplio abanico de servicios a los consumidores más eficiente.

En esta entrevista Guillermo Amán quiso destacar en primer lugar la necesidad de reforzar la red y dotar de inteligencia la red, es decir, utilizar de manera más eficiente la red que tenemos. Un sistema 100% renovable solo es posible con una red absolutamente automatizada e inteligente y con una capacidad de almacenamiento superior al actual.

Para ello es necesario, un “sistema regulatorio estable y ambicioso” para disponer de infraestructuras eléctricas sólidas, modernas, avanzadas y altamente digitalizadas con las que afrontar situaciones extremas, tanto climáticas como otras posibles situaciones (sanitarias recientemente) que se puedan dar en el futuro.  Garantizar la estabilidad regulatoria como pilar esencial para la seguridad jurídica de los inversores es absolutamente necesaria para disipar la amenaza que están sufriendo este tipo de inversiones.

Igualmente, Amann resaltó que las necesidades de inversión en red son cada vez mayores y seguirán aumentando toda vez que se integren completamente todas las renovables y descarbonicemos totalmente el sistema eléctrico.

Dar visibilidad al papel fundamental del sector e de bienes de equipo eléctricos en la economía española integrado por una mayoría de pymes con plantillas que destacan por su elevada cualificación es la misión de AFBEL que se muestra optimista al esperar que en 2024 se avance progresivamente en la descarbonización.

La transición verde necesita ingenieros, instaladores y abogados

  • Ingenieros de energías renovables, electricidad o medio ambiente, instaladores, montadores y abogados especializados en regulación son profesionales clave para alcanzar la descarbonización

Si hacemos caso a informes de diferentes organizaciones sobre el futuro del empleo que va a generar la transición hacia una economía más verde, nos encontramos con una ensalada de cifras en la que el denominador común es que todas son elevadas y tienen muchos ceros.

La Agencia Internacional de las Energías Renovables (Irena) estima que se crearán 38 millones de puestos de trabajo a nivel global sólo en energías renovables y 74 millones de empleos relacionados con eficiencia energética, vehículos eléctricos e hidrógeno, todos ellos sectores de futuro pero que ya han despegado. Por lo que se refiere a España, calcula que el sector podría generar un total de 468.000 empleos a lo largo de la década, especialmente en las áreas de energía solar y eólica y sobre todo en Andalucía, Castilla y León y Aragón.

Ya hace tiempo que la ONU estimó en 12 billones de dólares las oportunidades de negocio que abre la sostenibilidad, que podrían generar 800 millones de nuevos puestos de trabajo en el mundo.

Plan Nacional

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) prevé un aumento neto en el empleo de entre 253.000 y 348.000 personas por año en España en el sector, unos 130.000 puestos de trabajo en el segmento de las renovables y hasta 100.000 en eficiencia energética.

Más cifras. El Foro para la Electrificación dice que las energías renovables darán empleo a ocho millones de personas en los próximos siete años en energías renovables, adicionales a los seis millones actuales, y estima para España una empleabilidad para los profesionales especializados cercana al 100% de aquí a diez años. Aunque para que esto ocurra tiene que ser realidad “que los países de todo el mundo cumplan plenamente los compromisos anunciados en materia de energía y clima”.

Desde el mismo Foro se asegura que “ser experto en energías renovables es una gran oportunidad laboral y una opción de futuro para los jóvenes que deciden ahora su carrera”. Según sus datos, en esta década van a hacer faltagraduados en Ingeniería de Energías Renovables, Electricidad, Informática, Medio Ambiente y Telecomunicaciones. Además de profesionales cualificados en instalación y mantenimiento eléctrico y fotovoltaico, mecatrónica (armonizar componentes electrónicos y mecánicos a partir de la informática, la mecánica, los sistemas de control y la electrónica), programadores de Scadas (herramienta de automatización y control industrial) y también abogados especialistas en aplicación de normativas, dada la cascada de nuevas regulaciones a nivel europeo, nacional y autonómico.

Prueba de la necesidad de profesionales verdes es que el 80% de las empresas y el 69% de los municipios encuestados por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) en su EIB Investment Report afirman que carecen de profesionales con habilidades de evaluación ambiental y climática.

Trabajo híbrido

No sólo el tipo de profesionales requeridos va a ser clave en la descarbonización, también la forma en que éstos desarrollen sus tareas. El trabajo híbrido podría llegar a reducir las emisiones de carbono hasta en un 70%, según un estudio de IWG llevado a cabo en ciudades como Londres (donde la reducción sería del 49%) o Atlanta (del 90%). Ya que “un desplazamiento habitual de cinco días por semana al centro es lo que más emisiones de carbono genera”. En España, según datos de la OCU, el 47% de los ciudadanos usaba el coche el año pasado para asistir al trabajo.

FUENTE: Expansión

La música y la cultura apuestan por la electrificación basada en renovables para impulsar la transición energética del sector

  • Guillermo Amann, portavoz del Foro para la Electrificación, ha moderado el encuentro ‘Conscious Talks: Cultura, música y electrificación’, en el que expertos del sector han hablado sobre la descarbonización y electrificación basada en renovables de la industria de los eventos culturales

  • El sector de la organización de eventos tiene una alta sensibilidad hacia la transición energética y un compromiso firme con la adopción de medidas de reducción de la huella ambiental, de eficiencia energética y del uso de la electrificación como piedra angular del suministro energético en su actividad

  • Los participantes coinciden en que, tanto los artistas como el público, están impulsando la transición energética y nuevos modelos respetuosos con el medio ambiente

Minimizar el impacto medioambiental de los eventos culturales es una preocupación creciente tanto de los organizadores como de los asistentes que, cada vez más, demandan soluciones ‘verdes’ que aborden de manera consciente y realista todos los aspectos de estos. 

Y es que las actividades culturales con un enfoque verde son cada vez más necesarias, debido a la situación de crisis climática, y también más valoradas por el consumidor que busca, ya no solo disfrutar de la actividad en sí, sino saber que está contribuyendo a una mayor sostenibilidad del entorno.  

Esta es una de las principales conclusiones del evento con formato de mesa redonda ‘Conscious Talks: Cultura, música y electrificación’, organizado por el Foro para la Electrificación. Durante la charla, celebrada en Madrid, los participantes expertos han abordado las necesidades y retos de sostenibilidad de los eventos culturales y profesionales y cómo la transición energética basada en una mayor electrificación es fundamental para reducir las emisiones y la huella de carbono. 

Guillermo Amann, portavoz del Foro para la Electrificación, que ha moderado la sesión, asegura que “todo lo que nos ayude a reducir la huella de carbono y a contribuir a mejorar el cambio climático es importante. Estamos viendo cómo ha aumentado la tendencia por la sostenibilidad en todos los ámbitos de la vida, y el mundo de la cultura es uno de ellos: desde la literatura a la moda, pasando por supuesto por la música y los eventos. Es bien cierto que ya se están implementando medidas como el uso de fuentes de energía renovable, el autoconsumo o la promoción de la movilidad sostenible. Además, se están desarrollando tecnologías innovadoras para mejorar la eficiencia energética de los equipos de sonido, iluminación y otros elementos de producción”.

Concretamente, los conciertos y festivales de músicalos eventos más populares y exitosos de la industria de la música y el entretenimiento y también unos de los que realizan un uso más intensivo de la energía-, que están creciendo año a año en nuestro país aportando parte de su sello de identidad internacional, son un ejemplo de cómo se está avanzando en esta materia.  

Como explica Ana Gómez de Castro, New Business, PR & Education Manager de la empresa de organización de conciertos y festivales Live Nation Spain, “la situación actual es alarmante: hay hechos reales que nos alertan sobre el cambio climático y que nos avisan de la necesidad de descarbonización. En el mundo de los festivales los números han aumentado exponencialmente tras la pandemia y eso afecta a la sostenibilidad. Es fundamental la concienciación -que debe estar presente en todos los involucrados, desde el artista hasta el asistente-, así como la formación de las nuevas generaciones en esta materia para seguir avanzando. Esperemos que la sostenibilidad deje de ser un tema de conversación, porque eso significará que la hemos interiorizado como sociedad”. Para esta compañía, precisamente, la sostenibilidad de estos eventos está muy presente en ocho puntos fundamentales -emisiones y energía, uso de recursos y residuos (incluido el plástico), agua, comida, participación pública, contratación, transporte e impactos locales- que se agrupan en tres: cambio climático, eficiencia de recursos y compromiso público.

En esta línea, Arturo Paniagua, locutor, periodista y presentador de tendencias musicales, asegura que “la percepción de la sostenibilidad ha ido creciendo entre el público a medida que crecía el alcance de este tipo de eventos. Si hace unos años se podían ver estas medidas como una estrategia de márketing, hoy se ha avanzado mucho en concienciación. Se hace mucho -hay grandes ejemplos como la nueva gira sostenible de Coldplay, donde se ve cómo cada pequeño detalle puede ser susceptible de ser sostenible-, pero también hay que contarlo. La narrativa es la mejor forma de involucrar a la gente para que se sientan parte de este proceso y participen”.

Por su parte, Sila Lua, cantante, artista y productora conocida por su fuerte compromiso sostenible, coincide en que los artistas son los líderes de este movimiento. “Creo que tenemos la oportunidad de compartir este proceso y la evolución necesaria, de impactar con el ejemplo, creando momentos de ocio que no solo sean divertidos, sino que además tengan un impacto positivo. Los artistas somos la guerrilla de la sociedad y podemos impulsar el cambio no solo desde nuestro mensaje artístico, sino también con nuestros actos”, afirma.

Finalmente, Agustín García, consultor experto en eficiencia energética y huella de carbono en la plataforma para la organización de eventos sostenibles EPHYMERA SOSTENIBILIDAD apunta que, en este campo, es importante hacer las cosas por convencimiento y no por obligación. “Creo que es lo que se está haciendo, aunque es un proceso lento y debemos tener paciencia. Este sector tiene una gran capacidad de adaptación y hace un efecto escaparate que marca el camino de mejora, pero lo más importante a día de hoy es trabajar en insertar la idea de sostenibilidad en los planes de acción de este tipo de eventos, así como en avanzar en la regulación. La tecnología nos está ayudando mucho en este sentido, como la movilidad eléctrica, la iluminación led, etc., y hay que seguir de cerca estas medidas y aplicarlas en la medida de lo posible”, añade.

“Está cada vez más claro que la electrificación de los festivales no solo es posible, sino que también puede ser rentable y atractiva para el público, y la concienciación de todos los agentes participantes, como se ha demostrado aquí, es la clave. Absolutamente todas las actividades de nuestro día a día deben pasar por emitir menos CO2 a la atmósfera, y hemos aprendido aquí que el mundo de la cultura no puede ser una excepción, ni lo está siendo”, ha concluido Guillermo Amann.

La gastronomía apuesta por la electrificación basada en renovables para combatir la crisis energética

electrificación en la gastronomía

Guillermo Amann, portavoz del Foro para la Electrificación ha moderado el webinar ‘Conscious Business: Gastronomía y electrificación. El futuro de la gastronomía sostenible’, en el que han participado Bosco López Landa, Paco García, Nil Rosique, Carmelo San Martín y Sergio Martín de las Heras

El Foro para la Electrificación ha celebrado ‘Conscious Business: Gastronomía y electrificación. El futuro de la gastronomía sostenible’, un webinar donde profesionales destacados han profundizado sobre las etapas y procesos necesarios, a lo largo de toda la cadena de valor, para que la comida llegue a nuestros platos de forma sostenible.

En esta jornada, desde el prisma de los ODS, se han abordado las evoluciones que se están implementando en este sector, tan importante en nuestro país, para conseguir minimizar su consumo energético y su impacto medioambiental y reducir al mínimo el desperdicio de recursos naturales. Para ello, recuerdan, es imprescindible tener en cuenta a toda la cadena de valor, desde el origen de los ingredientes y sus formas de su cultivo y/o producción, hasta su transporte a los mercados y cómo llegan finalmente a nuestra mesa.

Un webinar necesario, ahora más que nunca, puesto que es un sector clave en nuestro país que, teniendo en cuenta la producción agrícola, la distribución, el turismo gastronómico y la hostelería, supone el equivalente al 33% del PIB, dando empleo, además, al 18% del total de los trabajadores en España.

Guillermo Amann, portavoz del Foro para la Electrificación, ha moderado la sesión en la que ha participado Bosco López Landa, Scout de Tecnología e Innovación en BOSCH y Co-founder en FVC Consulting; Paco García, director durante 22 años del restaurante con estrella Michelin El Lago y fundador de Calma-Eladio; Nil Rosique, Business Developement Partner de KROPTEK; Carmelo San Martín, gerente corporativo de Calidad y Medio Ambiente en Zamora Company – Ramón Bilbao; y Sergio Martín de las Heras, director de operaciones en Abadía Retuerta LeDomaine.

Bosco López Landa, Scout de Tecnología e Innovación en BOSCH y Co-founder en FVC Consulting, ha asegurado que “estos momentos de crisis energética traen consigo una serie de desafíos para las empresas a la hora de buscar nuevas cadenas de suministro y nuevas formas de hacer las cosas”, destacando también que “el consumidor cada vez está más concienciado y hay que ser transparentes para que comprueben que la eficiencia energética y la sostenibilidad son reales”. Además, ha destacado que la llamada OIT o internet de las cosas impacta también en la eficiencia energética aplicando algoritmos de control que ayudan, no solo a mejorar la experiencia de usuario, sino también a ahorrar a las familias.

Paco García, director durante 22 años del restaurante con estrella Michelin El Lago, fundador de Calma-Eladio y pionero y referente de la filosofía slow food y los productos Km0, ha destacado que “creamos Calma-Eladio por la necesidad del sector de encontrar productos de cercanía, para satisfacer su demanda”, porque mientras que cuando comenzaron era una actividad pionera, “ahora los restaurantes y hoteles se suman a los productos de cercanía o Km0 y de temporada, es una realidad y una corriente que no tiene marcha atrás, eliminando las cadenas de suministro”. También ha destacado la importancia del cambio en los pequeños y medianos agricultores con un caso real de uno de sus productores que afirma que “las placas solares son lo mejor que he sembrado nunca”, porque además de permitirle reducir drásticamente su factura le permiten, gracias a la sombra que proporcionan puede cultivar otras variedades.

Nil Rosique, Business Developement Partner de KROPTEK, ha ofrecido datos importantes: la agricultura tradicional es responsable de 1/3 nuestra huella de carbono y en 2050 necesitaríamos 2 planetas tierra para seguir produciendo para alimentar a la población humana, por ello crean granjas verticales totalmente controladas en las que se puede cultivar todo el año y sin necesidad de pesticidas, a la vez que “se elimina la cadena de suministro propiciando productos de Km0”, poniendo como ejemplo la granja que tienen en marcha en Canadá, permitiendo el cultivo, a pesar de las temperaturas extremas, de frutas y verduras que antes sólo podían importar desde California o México (a 8.000 km), ahorrando miles de kilómetros de transporte. También ha destacado el ahorro que supone este sistema, aun con la implantación de las infraestructuras necesarias, “poniéndolo en una balanza, 1gr de fruta o verdura importada, frente a 1 gr de fruta cultivada en una granja vertical supone un ahorro en 2022, de 92 zonas de emisiones de Co2 a la atmósfera y para 2023 (con la ampliación prevista) tenemos previsto reducir unas 180 toneladas de emisiones a la atmósfera”.

Carmelo San Martín, gerente corporativo de Calidad y Medio Ambiente en Zamora Company – Ramón Bilbao, ha destacado que desde Ramón Bilbao participan, junto con la Federación Española del Vino en hacer la certificación ‘Wineries for Climate Protection’ “accesible para todas las empresas del sector, independientemente de su tamaño” afirmado que para acceder a certificaciones de sostenibilidad como esta “las empresas tienen que tener una hoja de ruta para medir y conocer sus consumos, qué procesos o qué maquinaria están incrementando ese consumo y qué medidas pueden ser eficientes”, destacando 3 ejes: la energía, el consumidor y el equipo de la propia empresa. También ha destacado el trabajo de la bodega “tan vinculada, desde hace años, en la protección del medioambiente entendiéndolo como parte del crecimiento socioeconómico de la zona y su entorno”

Sergio Martín de las Heras, director de operaciones en Abadía Retuerta LeDomaine, ha recalcado que, desde el sector del lujo, “la sostenibilidad no es un lujo, es una necesidad y los viajeros así lo entienden”, destacado lo importante que ha sido para su compañía, recibir la estrella verde Michelin, en 2020, que reconoce a los restaurantes que apuestan por la sostenibilidad y describiendo su modelo que incluye más de 35 productores locales, un centenar de productos de proximidad y su propio huerto orgánico, gestionado por un hortelano de la zona con agricultura sostenible. También cuentan con la certificación ‘Wineries for Climate Protection’ y al respecto ha profundizado en lo que han supuesto sus políticas de eficiencia energética poniendo por ejemplo el 30% de ahorro que ha supuesto la instalación de placas fotovoltaicas, como el consumo medio de 60 hogares españoles, también evita la emisión de unas 2.250 toneladas de Co2 en los próximos 20 años, “al final es cuidar del entorno y concienciar, tanto al huésped, como al equipo humano que forma Abadía Retuerta, de lo importante que es la sostenibilidad para nosotros.”

Finalmente, Guillermo Amann, portavoz del Foro para la Electrificación, ha concluido que “es importante como sociedad que seamos conscientes de todas las actividades que se engloban en el sector de la gastronomía y dar a conocer el esfuerzo que todas las empresas están realizando para acometer la electrificación necesaria para reducir las emisiones de Co2 y descarbonizar, también con la forma en la que comemos cada día, nuestra sociedad y economía”, destacando además “el reto que supone que el consumidor conozca todas las evoluciones y esfuerzos que se están realizando para que también pueda decidir comer de forma consciente y sostenible”.

Ingeteam contribuye a una electrificación más cibersegura

Ciberseguridad_ingeteam

El sector de la energía está inmerso en un profundo cambio impulsado por la descarbonización, la transición energética y la integración de energías renovables

En este contexto, la digitalización de la red juega un papel fundamental. Los equipos y sistemas que controlan y automatizan la red eléctrica deben digitalizarse e incorporar tecnologías y elementos de comunicación que permitan su acceso desde cualquier punto de la red. Dotar de inteligencia a la red eléctrica, conlleva asociado el reto de garantizar que su conectividad se lleve a cabo de manera segura, minimizando los riesgos de ciberataques o accesos no autorizados.

En Ingeteam hemos liderado el proyecto TrueValSec (Trust Technologies for Smart Grid value chain Cybersecurity), colaborando junto con otras empresas del sector y cuyo objetivo ha sido el de desarrollar nuevas tecnologías en materia de ciberseguridad para las redes inteligentes del futuro. El proyecto ha trabajado sobre la tesis de una ciberseguridad defensiva teniendo en cuenta todos los elementos que forman la cadena de valor, estableciendo mecanismos de defensa como son los sistemas de cifrado de baja latencia, para tratar que la red eléctrica sea impenetrable.

El proyecto ha contado con el apoyo del Gobierno Vasco a través del programa de apoyo a la I+D Hazitek 2021 y la cofinanciación de la Unión Europea a través de los fondos FEDER.

 

AFBEL lleva a la radio los retos y oportunidades actuales del sector de bienes de equipo eléctrico

Entrevista AFBEL_Conecta Ingeniería - Capital Radio
  • El 9 de junio de 2021, el programa CONECTA ENERGÍA de CAPITAL RADIO entrevistó a Guillermo Amann, Presidente de Asamblea General, y Mar Duque, Directora General, quienes subrayaron los retos y oportunidades que afronta nuestro sector de bienes de equipo eléctricos y cómo se ha convertido en un claro estudio de caso en riesgo por las circunstancias coyunturales que estamos viviendo.

Entre otros, se destacó el papel fundamental que el PNIEC va a suponer para  el 2050, con ambiciosos objetivos medioambientales en la futura penetración de las renovables y que impone facilitar las inversiones en las redes eléctricas para que puedan evolucionar correctamente. La actual problemática con la volatilidad de los precios en las materias primas en un sector que se caracteriza por fabricar con uso intensivo en materias primas presenta un riesgo ya que este sobrecosto se debe trasladar al mercado. Esta situación de peligro para nuestra labor comercial como empresas solo podrá solucionarse con la publicación de unos índices actuales y sin decalaje en el tiempo y que a su vez comuniquen la situación real vivida por nuestras empresas, reto que AFBEL toma como inmediato.

Por último, y no menos importante, desde AFBEL se han trasladado los beneficios que supone la electrificación a la sociedad para conseguir la deseada descarbonización y como una subida del techo de gasto en las inversiones en las redes eléctricas es la forma de poder impulsar su correcta evolución. Esta evolución deberá ser medible y rectificada gracias a la publicación de unos índices que medirán el grado de electrificación en las infraestructuras eléctricas.

Los fabricantes de bienes de equipo eléctrico piden más iniciativas de empresas tractoras que arrastren hacia la nueva economía verde

nueva economía verde

AFBEL celebra la presentación de planes de inversión en la transición energética tan ambiciosos y potentes como los anunciados por Iberdrola con inversiones de 75.000 M€ hasta 2025

La presentación de planes de inversión en la transición energética tan ambiciosos y potentes como los anunciados por Iberdrola, con inversiones de 75.000 M€ hasta 2025 en Redes eléctricas y Renovables y electrificación de usos finales, reducirán el coste de la energía, fortalecerán la cadena de valor asociada y generarán empleo en los próximos dos o tres años según la Asociación Española de Fabricantes de Bienes de Equipo Eléctricos de Alta y Media Tensión (AFBEL), que aplaude este tipo de iniciativas por arrastrar a la industria y sociedad hacia una nueva economía verde.

Relanzar y preparar a la industria y a la sociedad para la nueva economía mundial, más sostenible, digital, eficiente y resiliente, es primordial ante la severidad de la crisis económica provocada por la pandemia. Por este motivo, para los fabricantes agrupados en AFBEL supone una oportunidad industrial real ante el relanzamiento de la economía en la era post-COVID.

La industria española del sector dispone del conocimiento, de la tecnología y de la cadena de valor fabril nacional para realizar la transformación energética, económica y social de una forma respetuosa con el medio ambiente y con las generaciones venideras.  La cadena de valor nacional asociada ya representa más del 65% de las inversiones en renovables y del 90% del de las redes.

Por otra parte, la electrificación de los usos finales beneficia a los ciudadanos y al tejido industrial español contribuyendo además a la mejora de la calidad del aire en nuestros municipios.

Según Guillermo Amann, Presidente de la Asamblea General de AFBEL, “Se necesitan más iniciativas de grandes empresas españolas, como la anunciada ayer por Iberdrola, que apuesten decididamente por la inversión y por el apalancamiento de la industria de este país. Esa es la senda que permitirá generar empleo, fortalecer el peso industrial de la economía española, incrementar las exportaciones, impulsar el crecimiento del PIB y generar desarrollo económico tan necesario en estos momentos.

Para AFBEL cualquier plan de inversión en electrificación de la economía a gran escala tiene efectos inmediatos en el país, como es el empleo generado en sectores que como el de la fabricación de bienes de equipo eléctrico, quienes están preparados para asumir el reto, y efectos de largo plazo, ya que la industria nacional será capaz de generar conocimiento, tecnología y profesionales preparados para la nueva economía mundial.

 

#webinarsAELEC: “La electrificación, tractor de la recuperación económica”

WebinarsAELEC

Los planes de salida de esta crisis deben ser una oportunidad para mejorar nuestra calidad de vida y un motor para transformar nuestra economía, de forma que sea más competitiva y resiliente a los efectos adversos, como los provocados por esta crisis sanitaria.

El proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, recién enviado al Congreso, y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) constituyen dos de las piezas normativas básicas en las que se incluyen un conjunto de medidas que son las que marcan los planes de descarbonización de la sociedad y son ahora la hoja de ruta de un programa que puede servir para fijar las medidas de recuperación de la economía. Con ello seremos capaces de contribuir a recuperar la senda del crecimiento económico y la creación de empleo de calidad y también estaremos sentando unas bases sólidas para lograr un futuro sostenible.

La electrificación de la economía será fundamental para lograrlo como demuestran el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética y el PNIEC, así como el Pacto Verde Europeo (European Green Deal), que también incide en la importancia de acometer “inversiones verdes” como palancas del crecimiento europeo y garantía de su sostenibilidad.

 

La movilidad eléctrica como instrumento imprescindible de la estrategia energética

movilidad eléctrica
Por Arturo Pérez de Lucia, Miembro del Comité Gestor del Foro para la Electrificación

La contaminación atmosférica es uno de los principales problemas que afectan a las ciudades y a sus habitantes, no solo debido a las emisiones de CO2, sino también a los óxidos de nitrógeno y micropartículas, que afectan a la salud. Por ello, todas las grandes ciudades del mundo centran sus esfuerzos en combatir estos riesgos y la movilidad eléctrica se presenta como la alternativa al transporte público, privado o compartido para la mejora de la calidad del aire, al tiempo que se implementan políticas de restricción e incluso prohibición en el acceso de vehículos de combustión a los centros urbanos.

El debate medioambiental enfrenta, de este modo, a las diversas tecnologías de propulsión, que no solo argumentan con vehemencia sus bondades frente al cambio climático, sino que, en su estrategia de defensa, cuestionan las de sus competidoras con planteamientos que en ocasiones flirtean con lo absurdo pero que muchos compran en función de sus propias creencias e intereses o por simple ignorancia.

Desde la perspectiva medioambiental, el vehículo eléctrico es el más eficaz por cuanto carece de emisiones contaminantes y acústicas en la propulsión y también en su análisis del pozo a la rueda si nos centramos en España, donde en torno al 70% de la generación eléctrica es libre de CO2. Aun así, el debate está servido y hay quien sigue cuestionando lo evidente.

Pero si hay algo que define a la movilidad eléctrica y que la diferencia absolutamente del resto de tecnologías de propulsión, si hay un argumento innegable e incuestionable que la hace destacar es su capacidad para poder interactuar con el sistema eléctrico, beneficiándolo, en un mundo cada vez más urbano basado en ciudades inteligentes que demandan cada vez más energía para mantener la calidad de vida de sus habitantes sin que ello afecte necesariamente al entorno y a la salud.

El vehículo eléctrico es movilidad sostenible, pero también y sobre todo, es eficiencia energética, no solo en su rendimiento, que supera el 90 por 100 mientras que otras no alcanzan el 30 por ciento, sino también como impulsor de las energías renovables, la generación distribuida, el almacenamiento energético y el autoconsumo.

De las renovables, porque la producción de energía eólica encuentra en su recarga un tándem ideal para evitar disipar una fuente autóctona y no contaminante que, sin el vehículo eléctrico, no encuentra aplicación y se desprecia frente a otros recursos fósiles. Al mismo tiempo, la producción fotovoltaica adquiere mayor relevancia cuando se combina con el vehículo eléctrico, ayudando a equilibrar la curva de demanda y minimizando las perversiones del sistema en periodos de gran consumo eléctrico.

De la generación distribuida, porque los vehículos eléctricos incorporan cada vez más baterías con mayores densidades energéticas, en el entorno de los 40 y 60 kWh, muy por encima de los consumos habituales diarios, que rondan los 15 kWh, disponiendo de una gran cantidad de energía acumulada que puede emplearse, en parte, para entregarla al sistema cuando sea preciso.

Del almacenamiento energético, porque la combinación de las energías renovables con el vehículo eléctrico precisa de estrategias de acumulación que reduzcan lo imprevisible de su generación. Los sistemas estacionarios con baterías ofrecen la opción de disponer de una electricidad acumulada barata y procedente de energías renovables en el momento en que se precise.

Del autoconsumo, porque empieza ya entenderse por parte de los gobiernos como una estrategia que lejos de amenazar la estabilidad del sistema eléctrico, contribuye a su seguridad y equilibrio. De este modo, la errónea implementación de políticas regulatorias que traten de constreñir su desarrollo llevará a impulsar la desconexión del sistema eléctrico por parte de aquellos agentes, ya sean ciudadanos, empresas e incluso, administraciones, que puedan permitirse generar con sus propios recursos la electricidad necesaria para sus consumos por medio de fuentes de energía renovables, lo que redundará en maleficio del resto de consumidores que, no pudiendo desacoplarse de la red, serán menos a repartirse los costes del sistema.

La otra opción, la que se baraja ahora en las estrategias nacionales de energía, se basa en un sistema de mecanismos regulatorios que favorezca el autoconsumo sin que ello suponga la necesidad de desacoplarse del sistema, antes al contrario, que suponga un reclamo como estrategia de mejora del mismo, ayudando a equilibrar la curva de demanda y a evitar las perversiones propias de un mercado de oferta y demanda por medio de un sistema de gestión y remuneración inteligente que, siendo más complejo, resulta más beneficioso para el conjunto de la sociedad.

En definitiva, los vehículos eléctricos pueden ser una carga flexible en las redes eléctricas, integrándose cuando resultan beneficiosos para su gestión, por ejemplo, cuando hay un exceso de energía eólica y solar disponible y cuando la demanda de electricidad es baja, o cuando sucede todo lo contrario. Su interacción con el sistema hace de la movilidad eléctrica un modo de propulsión único, inigualable, necesario e imprescindible para el desarrollo sostenible y la eficiencia energética.