Con motivo de su 100 Aniversario, Socomec renueva su colaboración con la ONG internacional Electriciens sans frontières (Electricistas sin fronteras, “ESF”)

Esta ONG lucha contra las desigualdades en el acceso a la electricidad y al agua en todo el mundo. Con el apoyo de 1.200 voluntarios y la colaboración de instituciones locales, ESF lleva a cabo más de 120 proyectos al año alrededor de 30 países. A través de esta cooperación, y en plena consonancia con la misión y valores de la empresa, Socomec está comprometida con el suministro de electricidad sostenible a la población más necesitada.

Tal es así que, este año, Socomec está colaborando en la financiación de la electrificación de un centro de salud y una escuela en Mazava, una pequeña localidad al norte de Madagascar.

En este país, solamente el 26% de la población tenía acceso a la electricidad en 2018. Este acceso es esencial para necesidades básicas como la salud, la educación y el desarrollo económico. A través de la iniciativa interna de la compañía denominada “100 Challenges”, en el que cada reto conseguido por los empleados de la empresa implica una donación que se destina íntegramente a ESF, se demuestra el especial interés que despierta esta colaboración.

¿En qué consiste este proyecto?

Para desarrollar el proyecto con éxito, Electriciens sans frontières forma un equipo compuesto por voluntarios que posean diferentes habilidades: estudios en redes eléctricas de baja tensión y en riesgos eléctricos, experiencia en instalaciones al aire libre y conocimiento del país (especialmente a través de proyectos llevados a cabo en la isla).

El conocimiento de estas personas permitirá instalar plantas fotovoltaicas para producir energía solar que se suministrará a la escuela. De esta manera, la electricidad llegará a las clases, oficinas y zona de alojamiento, permitiendo su iluminación y tomas de conexión en cada sala.

Está demostrado que un mejor acceso a la energía en las escuelas mejora el rendimiento de los alumnos, asegura un mayor porcentaje de éxito y facilita a los profesores el acceso a las TI para la docencia.

Asimismo, la planta solar proporcionará iluminación para el centro de salud: consultorios, pre y post salas operatorias, farmacia, sala de vacunación y tratamientos, alojamiento para el equipo de enfermería, etc.

Socomec sabe de primera mano que la energía eléctrica es indispensable en los centros de salud. Ayuda a mantener mejores condiciones laborales para el personal médico, un mayor acceso de la población a los reconocimientos médicos y, en particular, reduce la mortalidad infantil y maternal.

Por todo esto, colaboraciones como las de ESF forman parte de la agenda de Socomec, comprometida en lograr un mundo mejor a través de su experiencia en el diseño, seguridad y disponibilidad de la energía eléctrica en redes de baja tensión.

Leave a comment

once + dos =